Los Fofisanos: una tendencia al alza en el mercado sexual

Esta nueva tendencia masculina ha pegado con fuerza en la temporada primavera-verano de 2015 de la mano de celebridades como Ben Affleck o Leonardo DiCaprio. Estos Dad Body (cuerpos de papá) que así se llaman originalmente en inglés, son hombres de mediana edad entre los 30 y los 45 años, aunque empieza a extenderse también entre los veinteañeros.

¿Qué son esos cuerpos de papá?

Estos hombres con “cuerpo de papá” se caracterizan por tener un físico poco cuidado. Llevan un estilo de vida más o menos saludable o por lo menos lo intentan: no fuman, habitualmente no beben, cuidan su alimentación e intentan hacer deporte cuando pueden pero sin obsesionarse con su físico. Y por encima de todo los fofisanos disfrutan de los placeres de la vida, mejor si es en pareja, y portan con orgullo su “tripita cervecera”.

Como en todas las tendencias, hay quienes las mantienen más o menos puras. Hombres que cuidan su alimentación más que otros, que beben de manera habitual o que limitan su actividad deportiva a un partidito de padel el fin de semana.

Fofisanos, ellas los prefieren así

Lo llamativo de esta tendencia no es que el hombre reclame su derecho a no ser David Beckham, al fin y al cabo estas reivindicaciones llegaron antes con las mujeres reales o mujeres con curvas, que también reclamaban su derecho a no ser mujeres de revista. Lo que ha revolucionado a la sociedad es que las mujeres prefieren a un fofisano antes que a un hombre escultural. Claro, quién querría al mazado de gimnasio si puede tener a un oso amoroso al que abrazar con fuerza… los fofisanos son el papá perfecto. No digo que las mujeres que afirmen esto mientan, sino que no están diciendo las razones reales por las que prefieren al fofisano, que nada tienen que ver con su físico.

Lo que sí tiene que ver con el físico es el momento del año en el que se ha puesto de moda esta tendencia. No es casualidad que el fofisano surja en verano, cuando pueden sentirse fuera del mercado sexual (no se escandalicen, este mercado existe y se llama así).

En el mercado sexual el fofisano es un valor al alza: hombres de mediana edad, con un puesto de trabajo importante, un nivel adquisitivo alto, una vida laboral que se come cualquier otra parcela de su vida (peligro cero) y que físicamente tampoco pueden exigir una mujer de bandera. Son el hombre soñado por cualquier hembra fértil que esté buscando seguridad: maduro, poderoso y sin riesgo o riesgo mínimo de cometer una infidelidad. Pero de repente llega el verano, los cuerpos expuestos al sol y ahí encuentra nuestro fofisano su criptonita: su físico.

Pero para algo tiene un nivel de estudios superior a la media, el fofisano decide no acomplejarse y convierte su mayor vulnerabilidad dentro del mercado sexual en un símbolo de poder, en un estandarte de su club selecto. Esto se conoce como formación reactiva, según explica el psicólogo José F.S: consiste en coger aquello que es una vulnerabilidad o con lo que nos sentimos acomplejados y darle la vuelta para hacer de eso algo positivo. En otras palabras es el  típico: “Yo soy así, acéptame tal como soy”.

Fofisanos: Una inversión segura

Pero volvamos a porqué tienen tanto éxito los fofisanos. La lógica, retorcida, que hay detrás de que, de repente, las mujeres prefieran a un hombre con tripa antes que a uno con todos los abdominales bien definidos es que si él es un 6/10 o puede que un 7/10 (si es guapo) y ella es un 8,5/10 o incluso un 9/10 no hay riesgo de que se vaya con otra mujer, le engañe o deje de quererla pues ella “juega en otra liga”, las mujeres a las que él mira no están a su alcance y las que le miran a él no pueden hacerle sombra a ella.

Por cruel o cínica que pueda parecer esta lógica es muy real. Cuidado que no estoy diciendo que esté bien o mal sino que es una realidad que depende en gran medida de nuestra parte animal. Según el biólogo experto en conducta animal Fernando López Mirones, tener un cuerpo cuidado, sobre todo a partir de ciertas edades, supone un precio psicológico para la pareja. “Mantener un físico envidiable implica cierto punto de egoísmo, tienes que quererte a ti mismo, quererte por encima de tu pareja, ser un poco egoísta y dedicarte tiempo y dinero”, asegura el experto.

Una vez que dejamos atrás la veintena esto se convierte en un problema. No todas las mujeres quieren una pareja que se quiere más a sí mismo que a ellas. Además dejar irse de viaje de negocios a un hombre con cuerpo 10, solo y con dinero… muchas mujeres no dormirán tranquilas hasta que su hombre vuelva a casa.

En cambio el fofisano no tiene estos inconvenientes. Es un hombre tranquilo, centrado en su trabajo, suele tener un puesto importante y un nivel adquisitivo por encima de la media. Trabaja muchas horas al día, puede que incluso los fines de semana. Cuando llega a casa está agotado y “no da guerra”. No tiene apenas vida social, no sale con los amigos, no hay de qué preocuparse. Y por si fuera poco, este estilo de vida que le imposibilita dedicarse a su cuerpo o a sus amigos le lleva a tener un físico (cuerpo de papá) que no llama la atención a las otras contrincantes dentro del mercado sexual. En definitiva, el fofisano es además de una fuente de ingresos interesante, una apuesta sexual segura.

Y este es el secreto de los fofisanos, por eso a ellas les vuelven locas porque son una apuesta segura, un riesgo controlado y eso es un valor añadido muy importante, especialmente cuando ya no somos precisamente jóvenes y más en una sociedad obsesionada por la juventud.

Sin embargo, y aunque los fofisanos insisten en que han venido para quedarse, eso aún está por ver. No hay nada más efímero que la moda y no hemos de olvidar que con el calor y el veranito se la juegan todas a una carta. Habrá que ver si ahora que la gente saca sus cuerpos al sol los fofisanos tienen tanta fuerza como dicen o si ellas se siguen yendo a por los morenos de cuerpos esculturales.

Suscríbete a mi blog:

Déjanos un email para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuestras publicaciones. ¡Así estarás siempre al día de nuestras fechorías!

Únete a otros 196 suscriptores

Entradas recientes

Comentarios recientes

Meta

basolanilla Escrito por:

Un comentario

  1. Al otro lado del Atlantico se le conoce como Dad Bod, que se podria traducir como ‘cuerpo de papa’. Y es que, ni mas ni menos, toma como ejemplo a la figura del padre comun americano que luce un agradable equilibrio entre una barriga cervecera y los resultados de la practica de deporte ocasional . En la peninsula, el concepto ha comenzado a arraigar como

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *